sábado, 23 de septiembre de 2017

EXPANSIÓN MUNDIAL DE LA CRISIS DE 1929 Y LA SIGUIENTE DEPRESIÓN

La crisis se extendió rápidamente, tanto entre los países industriales como en los agrícolas. Era algo difícil de evitar dado el protagonismo de los Estados Unidos en la economía mundial, el principal productor mundial y líder de las inversiones en el exterior. Las quiebras llegaron a los bancos y productores de muchos países. Para  1931, la crisis tenía un alcance mundial.  El proceso tuvo varios pasos:
  • Hambre de liquidez en el sistema bancario norteamericano.
  • Fin de las exportaciones de capital de EE.UU a Europa
  • Repatriaciones de capital norteamericano de países europeos y latinoamericanos. Alemania sufrió especialmente estas repatriciones, el Reichsbank quedó casi sin divisas. Muchos países quedaron sin financiación.
  • Estados Unidos redujo la compra de productos de otros países.
  • Países que se habían endeudado con Estados Unidos, como Francia o Gran Bretaña, comienzan a tener problemas para devolverlos.


Mapa (Edit. Vicens Vives) que refleja la extensión mundial de la crisis. ¿Quién le iba a decir a un productos brasileño de café o a un productor africano de cacao que una crisis en la bolsa de Nueva York les iba a llevar a la ruina?

Edit. Santillana



En la gráfica y tabla anteriores se refleja el gran descenso de la producción industrial en varios países desde 1929 a 1932. 

El país que evolucionó de manera más parecida a Estados Unidos fue Alemania que, aparte de sufrir los problemas de todos, estaba más ligada a la economía norteamericana y debía pagar las deudas de guerra (tuvieron que ser renegociadas: Plan Young). No obstante, experimentó varias quiebras y escándalos financieros. Austria experimentó un recesión de similar intensidad.
En mayo de 1931, el Kredit Anstall, principal entidad financiera austríaca con el

70% del capital privado del país, suspendió pagos.

En Francia la depresión no fue tan intensa, debido a que sus empresas, al ser medianas y pequeñas preferentemente, no necesitaban tanto del crédito y al hecho de poseer una agricultura más diversificada. 

El Reino Unido fue uno de los primeros países en sentir la crisis. Su comercio internacional cayó mucho desequilibrando la balanza de pagos. No obstante observamos que la caída porcentual no fue tan acusada debido a la existencia de su imperio colonial que le aseguraba mercados, la naturaleza de su comercio exterior que exportaba sobre todo productos manufacturados e importaba materias primas y los precios de éstas cayeron más que el de aquellos. Tuvo que hecer ajustes como el abandono del patró oro y la devaluación de la Libra.

En la tabla observamos que la crisis no llegó a la URSS; es más vemos un crecimiento en los años de la recesión mundial. La política económica de planificación (Primer Plan Quinquenal) explica este comportamiento.

Al estallar la II Guerra Mundial, muchos países no habían alcanzado, o apenas lo habían hecho hacía muy poco, los niveles de antes de la crisis y la recuperación productiva estuvo muy ligada al crecimiento de las industrias de material bélico.




miércoles, 20 de septiembre de 2017

BREVE HISTORIA DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS

HUGUET, M.: “Breve historia de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos”. Edit. Nowtilus. Madrid, 2017.

Este nuevo título de la serie “Breve Historia” que publica la editorial Nowtilus se ocupa de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, un acontecimiento de honda repercusión en su momento y de gran transcendencia para la posteridad. La guerra de independencia de las Trece Colonias es algo más que una guerra, es también una revolución. Las nuevas ideas que se plasmaron en documentos fundamentales como la Declaración de Derechos de Virginia, la Declaración de Independencia o la Constitución sirvieron de guía a la Revolución Francesa y revoluciones burguesas de la primera mitad del s. XIX. No hay que olvidar que muchas de estas ideas como la libertad, igualdad, soberanía, la existencia de derechos inalienables, etc. eran sumamente revolucionarias para los gobiernos europeos de la época porque ponían en tela de juicio su legitimidad. Por otra parte, fueron las ideas de los ilustrados europeos las que inspiraron a los patriotas norteamericanos.

Esta obra de la profesora Monserrat Huguet se ocupa de más aspectos que los puramente bélicos. Lógicamente, se va a ocupar de los principales momentos de la guerra, pero también va a analizar en profundidad el contexto social y económico de las colonias en los momentos anteriores al conflicto, las causas que propiciaron el inicio de la rebelión frente a Gran Bretaña,  la división en la sociedad colonial entre legitimistas y patriotas, la dimensión internacional, las múltiples consecuencias  (políticas, económicas y sociales) que siguieron a la paz, la gran influencia de una serie de hombres ilustres (los “Padres Fundadores”) durante y después del conflicto  y  los primeros momentos del nuevo Estado (hasta 1815) en los que se va a conformar un modelo político que se ha destacado por su gran estabilidad en el tiempo.

Una síntesis, documentada y amena, muy bien contextualizada en su época,  que permite al lector conocer cómo se gestó el nacimiento de un Estado llamado a convertirse en una potencia hegemónica desde comienzos del s. XX.

¿Qué va a encontrar el lector en los nueve capítulos de este ensayo? En primer lugar,  un análisis de la sociedad, economía y organización política de las Trece Colonias en el s. XVIII y su relación con Inglaterra. Se destaca también la importancia de la Guerra se los Siete Años y sus múltiples consecuencias.  El enorme gasto que supuso esta guerra dejó a los participantes en una difícil situación económica, para paliarla Gran Bretaña intentó recaudar más fondos comenzando una escala fiscal que iba a propiciar el desencuentro entre Londres y las Colonias: Ley del Sello, impuesto sobre el azúcar y otras manufacturas que llegaban de Inglaterra. Aunque algunas de estas imposiciones fiscales se retiraron (no sin antes haber sufrido la represión inglesa con algunos momentos significativos como la masacre de Boston de marzo de 1770), los colonos no estaban decididos a dar marcha atrás.

En el segundo capítulo se trata el motín del té y la desproporcionada reacción del rey Jorge III (cierre del puerto, restricción de las actividades democráticas en la colonia, obligación de los colonos a cobijar y mantener la tropas..) que en las colonias se calificaron de “leyes intolerables”. Los colonos formaron el Congreso Continental que, convertido en una especie de gobierno nacional, se dispuso a formar un Ejército Continental con G. Washington al mando. Paralelamente se constituyó un Comité, con T. Jefferson al frente, encargado de redactar una Declaración de Independencia que se aprobó el 4 de julio de 1776. Como he indicado más arriba, contenía en su preámbulo ideas claramente revolucionarias para los sistemas políticos europeos de la época.

Oleo de J. Trumbull que representa la presentación al Congreso  de
la Declaración de Independencia. Ilustración recogida en la obra
Las Colonias no disponías de fuerza armada, así que no fue tarea fácil formar un ejército capaz de hacer frente a los Casacas Rojas ingleses. En el capítulo tres se trata sobre esta cuestión: organización del ejército, estrategias de ambos bandos, principales mandos, himnos, enseñas  banderas, uniformes, servicios de inteligencia y espionaje (temas en los que G. Washington fue un innovador), etc.

Los capítulos 4 y 5 se ocupan fundamentalmente del desarrollo de la guerra, deteniéndose en algunas de las más decisivas de las 230 batallas: Lexington y Concord (las primeras, abril de 1775), la derrota de los colonos en la batalla de Quebec (diciembre, 1775) o la humillante pérdida de Nueva York (donde la mayoría de la población era legitimista) en el verano de 1776 que cayó en manos inglesas. Lugar destacado en este análisis ocupa la batalla de Saratoga (octubre de 1777), la victoria del Ejército Continental marcó un punto de inflexión, los americanos comprendieron que podían ganar la guerra. Tras esta victoria, Francia, buscando el desquite de la Guerra de los Siete Años, se comprometió a entrar en la guerra al lado de las Colonias y declaró la guerra a Inglaterra (la labor del embajador B. Franklin fue fundamental para esta decisión). España también participó como aliada de Francia buscando recuperar Gibraltar y Menorca. Holanda reconoció a las Colonias lo que motivó que Inglaterra le declarase la guerra. Dedica un espacio a señalar las brillantes acciones del español Gálvez en Pensacola enfrentándose a los ingleses. Todavía  tuvieron los ingleses algún momento de gloria como la toma de Charleston en 1780. La batalla decisiva se libró en Yorktown en septiembre-octubre de 1781, los ingleses se rindieron dejando más de 7000 prisioneros.

No se olvida la autora del papel de las mujeres en la retaguardia. Se hicieron cargo de las granjas y negocios faltos de mano de obra masculina, recaudaron fondos, desarrollaron labores de información y espionaje, etc. Algunas siguieron al ejército donde realizaron labores auxiliares, llegando a participar en el combate en algunas ocasiones.

El  capítulo seis se ocupa del fin de las hostilidades, la firma de la paz de Versalles (con las diferentes cláusulas que afectaron tanto a los contendientes como a Francia, España y Holanda) y los primeros años del nuevo Estado en los que tuvo que afrontar algunos graves problemas: cómo saldar la enorme deuda que se había contraído especialmente con la banca francesa y holandesa, la reconstrucción de ciudades, la necesidad de ayudar a los granjeros arruinados por causa del conflicto, el desequilibrio de la balanza de pagos, la contracción económica general, etc. Se explican las medidas de Hamilton, no del gusto de todos, para recuperar el país.

Una necesidad urgente era aprobar una Constitución común y definir el sistema institucional. Existían los Artículos de la Confederación aprobados en 1781 que eran un débil marco legal para acabar la guerra, firmar la paz y establecer una política internacional, pero resultaban claramente insuficientes para el funcionamiento del nuevo Estado. Se creó una Convención Constitucional (1787) presidida por Washington que, tras vencer las reticencias de algunos Estados a perder competencias y sus temores en el tema de representatividad, elaboraron una Constitución que entró en vigor el 21 de junio de 1788, en principio para nueve Estados. Una Constitución que, con algunas enmiendas añadidas, ha llegado a nuestros días (las primeras enmiendas  garantizaron una serie de libertades a los ciudadanos). Se completó con una Carta de Derechos del Hombre (1791). A pesar de la Constitución y de esta Carta de Derechos, y de fuertes campañas abolicionistas en los Estados del norte, no se abolió la esclavitud dado que el hacerlo amenazaba la unidad del nuevo Estado. Fue una gran ocasión perdida. El 30 de abril de 1789 tomó posesión el primer presidente que no podía ser otro que G. Washington.

El capítulo siete se ocupa de la consolidación del sistema político, se analiza la consolidación de un  bipartidismo entre Federalistas (partidarios de fortalecer la unidad del Estado) y Demócratas-Republicanos dirigidos por Jefferson (que no querían despojar de muchos poderes a los diferentes Estados). Ambos partidos concurrieron por primera vez en las elecciones presidenciales de 1796 que ganó el federalista Adams. Desde 1800 los Demócratas-Republicanos tuvieron el poder 20 años con 3 presidentes. Las primeras campañas iban a marcar las directrices de la vida electoral de los Estados Unidos.

Dedica unas cuantas páginas a una semblanza de los denominados “Padres Fundadores” comenzando por G. Washington, su retiro de la vida política en 1796, tras dos mandatos, marcó un límite temporal a los futuros presidentes. Se hace breves semblanza de T. Jefferson (padre de la Declaración de Independencia y tercer presidente), Hamilton, J. Adams, J. Madison, B. Franklin.

El capítulo 8 lo dedica a la Segunda Guerra de Independencia contra Inglaterra (1812-14) que, puso a prueba la fortaleza de la joven república. Los ingleses protagonizaron algunos hechos muy dolorosos para los norteamericanos como la captura y quema de Washington D. C. (la nueva capital desde 1800) y el asedio de Baltimore. El choque de americanos e ingleses tuvo gran importancia para las tribus indias del entorno de los Grandes Lagos doce de ellas,  lideradas por Tecumseh, participaron en la guerra apoyando a Gran Bretaña. El final trágico para estas tribus vino tras la batalla de Thames donde murió Tecumseh. Fue el fin de la resistencia india y el inicio de su desplazamiento hacia el oeste y la confinación en reservas.
Termina la obra con un capitulo en el que se analiza cómo se  ha tratado el tema de la independencia de Estados Unidos en la historiografía, la literatura, el cine… Hace un repaso de los ensayos históricos, novelas y películas más importantes que han tratado, con enfoques muy diferentes, la cuestión.

La obra en la Web de la editorial:




lunes, 11 de septiembre de 2017

LA CRISIS DE LA BOLSA (1929) LLEGA A LA AGRICULTURA NORTEAMERICANA

Los precios de los productos agrícolas en Estados Unidos habían comenzado a bajar desde 1926 como se ve en el siguiente gráfico.

Edit. Vicens Vives

Tras 1929 siguieron bajando debido al aumento de stocks, la caída de la demanda (interior y extranjera) y la buena cosecha de 1929 cuya producción seguía sin venderse cuando se recogió la de 1.930. La siguiente tabla permite calibrar la magnitud de la caída de estos precios sin que bajaran en tanto porcentaje los gastos necesarios para la producción.




Esta realidad tuvo fatídicas consecuencias: 
  • Ante pérdida de poder adquisitivo (entre 1.929 y 1.932 los agricultores norteamericanos tuvieron un 70 % menos de ingresos), los campesinos se hicieron más autárquicos. Consecuentemente demandaron menos productos industriales.
  • Muchos campesinos se arruinaron y no pudieron pagar sus deudas (en 1.929 un 20 de las tierras norteamericanas estaban gravadas con hipotecas). Se entra en un peligroso círculo vicioso: para pagar sus deudas debían aumentar su producción con lo que los precios caían aún más.
  • Muchos tuvieron que abandonar sus explotaciones y emigrar buscando oportunidades en lugares más propicios
Granja abandonada

“ Y entonces los desposeídos fueron empujados hacia el oeste desde Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México; familias de Nevada y Arkansas, tribus espar-cidas, conducidas en tractores. Carretadas, caravanas sin hogar y hambrientos; veinte mil, cincuenta mil y doscientos mil. Parecían brotar de las montañas, hambrientos e intranquilos como hormigas, corriendo a encontrar algún trabajo para hacer -levantar, empujar, tirar, recoger, cortar- cualquier cosa, cualquier carga con tal de comer. Los críos tienen hambre. No tenemos donde vivir. Como hormigas corriendo en busca de trabajo y, sobre todo, de tierra. Tenían hambre eran fieros. Y esperaban encontrar un hogar, y sólo encontraron odio”. Las uvas de la ira, John Steinbeck

miércoles, 6 de septiembre de 2017

CRISIS DE LA INDUSTRIA EN ESTADOS UNIDOS TRAS 1929

Tras la caída de la Bolsa y las quiebras de bancos, llegó el turno a la industria norteamericana que experimentó una gran contracción hasta 1932 como se ve en el siguiente gráfico:
Edit. ANAYA

La crisis industrial se debió a toda una serie de circunstancias, por ejemplo:
  • La dificultad para conseguir créditos e inversiones (ver en el siguiente gráfico la gran caída de la inversión privada en estados Unidos).
  • La contracción de la demanda interior debida al descenso de la capacidad adquisitiva de una gran parte de la población (parados y subempleados).
  • La contracción de la demanda mundial debido a la extensión de la crisis.
  • El consiguiente descenso de los precios de sus productos por la caída de la demanda y la acumulación de stoks



Muchas industrias no pudieron resistir el descenso de los precios. Comenzaron arruinándose las que estaban en una situación más precaria y las que producían artículos de los que se podía prescindir más fácilmente, por ejemplo las industrias del automóvil (la estrella de los años 20)



Hasta el otoño de 1.932 no comenzó la recuperación industrial con ciertas vacilaciones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...